#la leyenda de kawauchi

La historia de Yuki Kawauchi provoca gran emoción debido a su trayectoria y a que en los grandes maratones de los últimos años no ha habido demasiado espacio para la sorpresa. Sin embargo, un aficionado que corre en su tiempo libre porque es su pasión, que tiene otro empleo, consiguió la victoria en el maratón más importante del mundo, el de Boston.

Kawauchi nació en la ciudad de Setagaya, en Japón, el 5 de marzo de 1987. Con temprana edad ya se dio cuenta de que su pasión era el running pero, por varios motivos, tuvo que dejar de practicar este deporte a pesar de que tenía talento y potencial.

Durante su etapa universitaria Kawauchi competía, sin embargo, tras graduarse no recibió ofertas de ningún club para convertirse en profesional. Es por esto que no comenzó a competir de forma continua hasta el año 2007 en la distancia de media maratón. Más tarde pasó al maratón y alternó las dos distancias obteniendo importantes resultados en ambas.

Sobre Kawauchi llama la atención que aunque era un corredor aficionado, ya había logrado varias victorias y diferentes podios, tanto en su país como fuera de él. También que en su día a día trabajaba como conserje en un centro educativo de Saitama, pudiendo entrenar únicamente en su tiempo libre costeándose de su bolsillo todas las carreras.

Es destacable la cantidad de carreras en las que participa y los tiempos que realiza, sin apenas descanso. Desde que compite tiene un promedio anual de nueve maratones y la casi la totalidad de ellas las termina en menos de dos horas y veinte minutos.

Sin embargo, a pesar de disputar tantas pruebas, la que le cambió la vida fue la maratón de Boston de 2018. Aquí estuvo lejos de conseguir una de sus mejores marcas, pero su tiempo —2 horas, 15 minutos y 58 segundos— fue suficiente para conseguir la victoria.

Fue una carrera marcada por el clima. El frío, el viento y la lluvia igualaron mucho a los corredores, ya que los profesionales no estaban preparados para el fuerte temporal. Quien si lo estaba era Kawauchi, que dijo que era el clima ideal para él y lo demostró.

Tras el éxito del maratón de Boston se convirtió en profesional, dejó su trabajo como conserje y se dedicó de lleno a lo que siempre había sido su gran pasión: correr. Ese año compitió en once maratones, de las que ganó cinco.

En la actualidad tiene un récord Guinness por ser la única persona que ha corrido más de 100 maratones en menos de 2 horas y 20 minutos. Las marcas de Kawauchi no se aproximan a los récords mundiales, pero hay pocos corredores que compitan en tantas carreras como él. Ya que, además de correr muy rápido, lo hace muy seguido, algo que casi ningún atleta del planeta intenta realizar. Yuki Kawauchi consiguió a los 33 años y en su maratón 105 su mejor marca: 2h07:27. Leído aquí

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: