#asi trabajan las estrellas

Daniel Bramble, 30 años y que tiene 8.21 como mejor marca, ha estado trabajando en la pandemia como financiación para alcanzar su sueño de ir a los Juegos.

“Si hace un año me hubieran dicho que en año olímpico estaría repartiendo paquetes de Amazon te diría que eso es una locura”, explica Daniel Bramble a Efe. El saltador de longitud y campeón británico (30 años) está sufriendo en carne propia las enormes complicaciones del COVID-19, incluso siendo deportista de élite. La falta de financiación obligó a este atleta, que tiene como mejor marca 8.21, a buscar un trabajo que le pudiera reportar ingresos y así poder continuar con su sueño de participar en los JJ OO de Tokio, tras quedarse fuera de los de Río 2016 por un centímetro.

La historia la desveló el propio Bramble en ‘Twitter’ y rápidamente el altavoz resonó por la red social en todo el mundo. “Este año realmente pasamos de ‘Road to Tokyo’ a ‘Al final de la carretera, gira a la izquierda’. Estar sin fondos o sin apoyo realmente me pasó factura este año, pero tienes que adaptarte o extinguirte. Estoy feliz de volver a saltar de nuevo este invierno”, escribía el saltador.

Pero… ¿cómo surgió la opción de Amazon? Lo explica él mismo: “Llevábamos un mes de confinamiento y decidí buscar un trabajo. Habían surgido algunas oportunidades, pero ninguna me atrajo del todo porque no eran cosas que quisiera hacer, como presentarse voluntario para la vacuna del virus. Entonces le eché un vistazo a los trabajos de repartidor. Necesitaba un trabajo porque me pasaba el día jugando a la PlayStation y durmiendo. Tenía que salir de casa y estar activo. Volví a Londres porque no tenía sentido estar cerca de mi centro de entrenamiento si no podíamos entrenar y encontré una oferta en Amazon. La primera semana fue terrible. Andaba al día diez o doce kilómetros. Cargando cajas muy pesadas. En total repartía unos 150 paquetes diarios. Una locura. Por las noches estaba tan cansado que no hacía nada más.Empezaba a trabajar a las nueve de la mañana y acababa a las ocho de la tarde, incluidos domingos. Tuve que dejar de pensar en poder entrenar porque me pasaba el día andando y subiendo edificios de diez plantas sin ascensor. Era imposible entrenar. Al mediodía tenía un parón de diez minutos para comer y después tenía que seguir trabajando. Al llegar a casa estaba reventado”.

Tanto esfuerzo y contar su historia en redes, además de hacerlo viral, le ha permitido mejorar su cuenta corriente. Tanto por los salarios de estos meses como por las ayudas económicas que está recibiendo ahora y que él mismo agradece: “Tantas palabras y mensajes amables, realmente tenía que mostrar lo que sucede a menudo detrás de escena en este deporte. Hay un enlace para aportaciones en mi biografía y un tweet anclado en mi perfil…. Gracias”. En apenas 24 horas el crowfunding lleva recaudados más de 15.000 euros. Satisfacción para Bramble que ve el sueño de Tokio 2020 más cerca… pero tambíen reconoce cierta decepción: “Muchos atletas han aprovechado este año como un año extra para los Juegos, para entrenar más fuerte. Yo he tenido que dejar de entrenar completamente. Somos muchos compitiendo para el mismo país, pero hay muchas diferencias entre nosotros” leído aqui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: